sábado, 19 de abril de 2014

La Isla sin Sonrisa

He tardado pero, con unos meses de retraso, al fin he devorado mi primer cómic de Enrique Fernández. Aproximadamente, mes y medio después de participar en el crowdfunding de Brigada (del que no os hablé porque lo descubrí cuando estaba a punto de acabar) sin haber leído nunca nada de este autor. Y será porque tiene pocas obras publicadas en España (con las que pretendo matar a mi monedero próximamente).


Eli es una niña con una imaginación desbordante para su edad. Milander es un geólogo atormentado por el pasado. Al coincidir en una pequeña isla de escasa población, será inevitable que pasen muchas horas juntos... a pesar de las reticencias y el disgusto patente del geólogo. Eli intentará hacerle ver las maravillas que encierra la isla con sus múltiples leyendas e historias fantásticas para así poder verle sonreír por una vez. ¿Dónde acaban los cuentos y empieza la magia...?

Alucinante. Empiezo a pensar que he perdido muchos años de mi vida limitándome al manga cuando existe tal arsenal de historias conmovedoras en nuestro propio país. Lo que hace de este cómic algo totalmente mágico y distinto del resto son los detalles. Las cosas que no se dicen. Las que se enseñan pero no se mencionan. Las que nos hacen partícipes de la historia contemplando las pintadas de la pared en lugar de escuchar a los protagonistas hablando sobre ellas. La narración es radicalmente opuesta a todo lo que pasa por mis manos normalmente.

Cómo puede explicar alguien una historia tan claramente
con tan pocas viñetas
Solo leer las historias que le cuenta Eli a Milander ya hacen que la compra valga la pena y, por supuesto, hay mucho más. En general, me fascina que Enrique haya sido capaz de crear un personaje como Eli porque todo en ella hace pensar en una niña: su manera de hablar, de reaccionar, su terquedad, su imaginación... Es un personaje muy bien construido a mi modo de ver.

Muchos son los lectores que ven los paralelismos entre este cómic y las animaciones de Ghibli y es que no me extraña. Aunque yo ni siquiera generalizaría tanto, para mí el paralelismo más fuerte es con El viaje de Chihiro. Pero aunque pueda sonar contradictorio, La Isla sin Sonrisa es un cómic con mucha personalidad y esencia y una mera comparación no le quita ni un ápice de originalidad.


La ambivalencia de todas aquellas cosas a las que puede darse una explicación racional pero también una fantasiosa me parece un ejercicio mental insuperable. Aquí el autor puede dar rienda suelta a su imaginación (que parece infinita) pero el caso es que consigue dominar todas estas apariciones fantásticas dentro del marco más realista de la historia principal sin que nada parezca superfluo u incoherente.

Quizá algunos consideren que el final es demasiado abierto o que la historia es demasiado breve o que no queda claro en ciertos momentos cruciales dónde está la frontera entre la realidad y la fantasía pero yo creo que el autor nos da toda la información que necesitamos, ni más ni menos. Y mientras se nos quede una sonrisa tonta en los labios al pasar la última página, ¿qué más se puede pedir?


En cuanto al apartado gráfico es una puta maravilla sin más. No ha llegado el día que vea un estilo remotamente parecido al de Enrique Fernández. Si ves una de sus viñetas, sabes que es suya. Y te gusta porque sus dibujos son una preciosidad. Y además es capaz de plasmar en sus personajes cualquier expresión a pesar de los rasgos caricaturescos que le caracterizan.

Puesto que se trata de un tomo de Glénat, os animo a comprarlo antes de que lo descataloguen (si es que no lo está ya) porque vale, y mucho, la pena.

martes, 15 de abril de 2014

Últimas lecturas

Por primera vez me veo obligada a poner las portadas japonesas... porque claro, me compré un par de tomos que no salen a la venta hasta verano por lo menos (y no es por ningún enchufe, los encontré en un puesto del Mercat de Sant Antoni y los compré recelosa de que me estuvieran timando pero no, son los tomos 14 y 15 de verdad).


Pues Tegami Bachi se ha convertido sin lugar a dudas en uno de mis mangas favoritos y es uno de los títulos que me recuerda por qué me gusta el cómic de origen japonés (que últimamente empiezo a renegar un poco de él tras descubrir las maravillas que encierra el cómic europeo). En estos tres tomos ha pasado absolutamente de todo y la historia ha dado un vuelco de esos que te dejan con la boca abierta. Que el sol artificial ocultaba algo turbio resultaba más o menos evidente desde hacía tiempo pero los orígenes de Lag eran más inciertos. Pero estos tres tomos dan para mucho más y se da una nueva visión de todas aquellas personas a las que los Gaichus han robado el corazón (un tema que no se había profundizado lo suficiente hasta ahora en mi opinión). Además, conocemos al fin el intrigante pasado de Largo Lloyd y también el del desagradable Garrard. Y, en general, hay una cantidad ingente de información que responde algunas de las preguntas planteadas desde el principio del manga o que, al menos, acerca un poco más la respuesta. Se cierra el primer gran arco de Tegami Bachi y me encanta el rumbo que está tomando la historia. Hiroyuki Asada no se deja nada en el tintero ni se olvida de un solo personaje. 


Después de mucho meditar, el primer tomo que compré de las últimas novedades de Norma fue Black Butler #14 porque pensé que sería la lectura ideal para el bus de vuelta (que lo fue) y me topé con la siempre desagradable sorpresa de las erratas (de cinco tomos que quería comprar, voy y compro el que está mal). En este tomo acaba la saga Titanic/zombies y el flashback aunque la verdad es que no siento que la autora haya dado respuesta a ninguna de las preguntas planteadas hasta ahora ya que seguimos sin saber qué le pasó exactamente a la familia Phantomhive y cuál es el objetivo real de Sebastian (o quizá sí y hace tanto que lo leí que ya no me acuerdo). La nueva saga no promete demasiado, está claro que la autora original no es, emulando su Hogwarts con sus casas, sus colores... A ver por dónde tira la trama que sigo teniendo sentimientos encontrados con este manga, nunca sé si acabará o no en el mercadillo... Pero de momento quiero saber qué pasa.

Por otro lado, ya iba siendo hora de que siguiera con alguna de las lecturas que me propuse para este 2014 y, sinceramente, mis tomos de Terra Formars sí que los veo en el mercadillo más pronto que tarde. Veinte años después (creo) del a todas luces desastre de la Bugs #2, la Bugs #3 está prácticamente preparada para iniciar una nueva expedición a Marte. Solo que ahora el objetivo ya no es erradicar a las cucarachas sino tomar muestras de... ¿tierra? ¿musgo? y cosas así para ver si consiguen un medio de cultivo para... ¡un virus marciano! Biológicamente hablando sigue siendo todo un desastre. O sea, ignorando el tema de que la evolución de las cucarachas NO TIENE SENTIDO ("como hacía frío, se hicieron grandes" POR FAVOR), ahora se ponen a hablar de virus, bacterias y microbios (en negrita porque lo he sacado de una frase textual del cómic y, adivinad qué, las bacterias son microbios (de los virus no digo nada porque los biólogos aún no nos hemos puesto de acuerdo sobre si son seres vivos o no)) porque el guionista no tenía bastante con pisotear la evolución, se tenía que meter también con la microbiología. Pues bien, digo yo que si el virus marciano infecta (mágicamente) humanos, si se quiere investigar con él, pues que usen cultivos de células humanas por dios, que es algo que ya se hace en la actualidad. De todas formas, me cuesta entender que un virus que surgió en un planeta donde aparentemente solo hay dos formas de vida sea capaz de infectar humanos cuando no formaban parte de su ecosistema y que, en cambio, no pueda infectar ningún otro de los millones de especies que habitan la Tierra. Me rindo con la lógica de mierda de este manga, de verdad.

¡Mentira!
Pero dejando de lado la parte más científica de Terra Formars, podría hablar del argumento, un argumento en que un hombre al que le arruinaron la vida decide seguir trabajando para la U-NASA porque, basándose en su propia experiencia vital, qué podría salir mal. Es fantástico también que tan pronto te explican como el procedimiento bugs tiene un 36% de supervivencia, se presentan cuatro candidatos y... ¡sobreviven todos! Muy bien señor guionista, usted siempre contribuyendo a que la historia resulte creíble. El autor también decide que, por qué no, podría mostrarnos algo de contexto de un par de personajes aleatorios para que... empaticemos con ellos supongo y se sirve de las coincidencias y casualidades tan probables en la vida real de que tres amigos de la infancia se reencuentren en una misión suicida. Yo no sé cómo lo hace pero me dan igual todos los personajes, ninguno me da pena, ninguno me hace gracia, ninguno me evoca nada. Y encima tiene algunos gags que pretenden ser humorísticos que lo acaban de arreglar todo. Lo mire por donde lo mire no comprendo la expectación que ha generado esta obra si a cada nueva página me dan ganas de tirarme los pelos. Le doy un tomo más de margen antes de (intentar) venderla.

Son tan monos
El último tomo de esta tanda vuelve a ser La chica a la orilla del mar solo que, esta vez, se trata de su desenlace. No me voy a extender mucho porque más adelante (dentro de unos años a este ritmo) redactaré la reseña que se merece este manga de Inio Asano pero, de momento, os puedo decir que me ha dejado totalmente encandilada. Asano sigue demostrando su capacidad genuina de crear personajes que parecen personas de verdad que ha capturado en sus viñetas. Los adolescentes se equivocan... y se vuelven a equivocar si hace falta, tropezarán con la misma piedra cuantas veces haga falta para acabar aprendiendo. La psique humana es terriblemente compleja y es muy difícil reflejarla en una ficción pero yo creo que podría encontrarme a una Koume por la calle. Este es un tomo para darse cuenta de muchas cosas, para madurar, para cambiar (o no), para ser valiente... y acabarlo todo con un deje de lo más agridulce. Me gustan mucho los detalles y los matices, el poder tener a una persona tan cerca en el espacio pero tan lejos en el pensamiento, en la capacidad de construir una fachada falsa, en la desdoblación de personalidad de Koume, en lo que nos cambian las personas que conocemos y la huella que pueden dejar en nosotros...

viernes, 4 de abril de 2014

Compras de Marzo

Como todos los meses, lo que nunca puede faltar es la entrada de compras.


Empiezo con el único tomo manga español que he comprado en todo marzo y que no es otro que La chica a la orilla del mar #2 con sus dos pósters y sus tres marcapáginas.


Pero no os asustéis que aunque no sea en castellano, manga hay. Este mes me han llegado el super tocho de Wolf Children (que, de hecho, es tan tocho que no sé yo si recomendar su compra que muy práctico no parece y el papel es bastante malo, ha sido un poco chasco), March Story #5 (¡acabo manga!), Sakura Hime: The Legend of Princess Sakura #1 (como veis, me cansé definitivamente de esperar a Planeta, no podía seguir viviendo sin lo "último" de Arina Tanemura) y No Matter How I Look at It, It's You Guys' Fault I'm Not Popular! #1-2 (también conocido como Watamote, que le robé me vendió Nagore porque no le ha convencido). Como veis, acabo un manga (de 5 tomos) y empiezo dos (uno de 12 y el otro abierto), como debe ser.


Aunque hace siglos que no leo nada, sigo comprándome mínimo un libro al mes, aunque quede tan solito en la foto. Es el que me empecé en el Fnac el día que me condunfi con el horario del Kboom. Que por cierto, no vuelvo a poner las compras que hice ese día que para eso ya está la crónica.


Y hablando de cosas que son algo más alternativas... voy diversificando cada vez más. Por un lado, un fanzine más, Mañana #1 que descubrí gracias a Suscrofad (uno de los participantes) y compré al día siguiente cegada por la idea de muchos cómics de ciencia ficción; Enjambre, una antología de cómics y relatos cortos escritos/guionizados/dibujados exclusivamente por mujeres que acaba de publicar Norma y que os recomiendo; Beyond the Box es una historieta corta de Carlos "gurrupurru" Rioja y Álvaro Muñoz que ya leí en su momento en subcultura y que no pude resistirme a comprar en su versión clandestinamente impresa por 2 euritos de nada; y Tus faltas de ortografía hacen llorar al niño dios, de Sopapo, que descubrí en la la librería Loring Art y se convirtió en un regalo inesperado de un buen amigo =)


¿Y qué hacía yo en Loring Art? ¡Ir a la presentación de Enjambre! Ya os hablaré de esta antología con más detenimiento cuando haga la reseña. De momento presumo de mi sarta de dedicatorias de 5 de las abejas del enjambre ^^

martes, 1 de abril de 2014

Cuteness II

No hacía esto desde hace dos años pero hoy se ha dado la combinación perfecta: 1) hace dos semanas que no publico nada en el blog y me odio por ello, 2) en abril me gustaría retomarlo como dios manda, 3) no tengo tiempo de hacer nada elaborado porque el máster me absorbe el tiempo y la energía vital y 4) Ninona me ha pasado este vídeo fantástico y maravilloso:


Ah, y ya que estoy, os recuerdo que hoy es el April's Fool así que cuidadín con lo que leéis por ahí.

lunes, 17 de marzo de 2014

Crónica de una tarde en el II KBOOM!

Como espero que todos supierais ya, este fin de semana ha tenido lugar el segundo Kboom en el Espai Jove La Fontana de Barcelona. Se trata de un evento de cómic y autoedición para promocionar el cómic europeo y, sobre todo, el español, dando visibilidad a la cantera de artistas que tenemos en España, tanto profesionales como amateurs.


Pues bien, para su primera edición yo estaba en París así que esta vez tenía muy claro que por más trabajos y actividades pendientes del máster que tuviera, no me lo podía perder. Y mi experiencia empezó llegando a las 14.15h y encontrándome el lugar... ¡cerrado a cal y canto! Casi me pongo a llorar allí mismo de lo retrasada mental que me sentí:

Vamos a meditar conjuntamente qué puede querer
significar "cerrado para comer"
Ante este panorama y en mi infinita soledad y estupidez decidí volverme para Plaça Catalunya (de dónde venía) a pasar el rato usando el Fnac de biblioteca y comencé a leer París era una fiesta (apuntado a la wish-list). A las 16h ya estaba de vuelta en Fontana, esta vez sí, para experimentar el Kboom desde el ignorante punto de vista de una mera lectora.

Mi primera parada (que acabó siendo también la tercera, quinta, sexta y enésima) fue el stand de los jovencísimos (me siento vieja cuando hablo con ellos porque tienen dos años menos que yo) estudiantes de Bellas Artes en Valencia: mi adorada Xuls/Takitakos (que se acordaba de mí), mi también adorado Luis/Suscrofad (que no se acordaba tanto y que me guarda rencor porque me gustó más Dos gotas que Haiku), Uxía (que me instó a aprender gallego cuando pedí una traducción de A tartaruga), Seluusi (muy mona, también participó en el Sacoponcho pero con una ilustración) y Cati (que también se acordaba de mí ♥). Todos majísimos y que me aguantaron con paciencia las cuatrocientas veces que pasé por su stand a perfeccionar mis dotes de stalker en ciernes. Me compré la edición en papel de Prisa (un cómic que hizo Takitakos para el reto del 24-Hour Comic Day) e Inmortal (la propuesta para este mismo reto de Núria Tamarit, recién descubierta artista (que resulta que también había participado en el Sacoponcho con una ilustración)) por 6€ tan contenta porque no sabía que Xuls tuviera intención de editarla y ya la había leído en su tumblr. Además, Xuls me regaló una postal y me la firmó porque es adorable. De mis paseos por allí pude hojear la libreta de Xulia y admirar sus originales (quiero robar esa libreta), también vi a Luis dibujando una Kiki monísima y aproveché para que Uxía y Seluusi me firmaran el Sacoponcho (momento en que Xuls recordó muy amablemente a Luis que soy una obsesa de las firmas insinuando que tengo un pequeño desequilibrio mental). En resumen, os agradezco que no me echarais a patadas de vuestro stand y solo espero no haberos causado una muy mala impresión...


Acto seguido encontré a Ninona rodeada de pósters preciosos de ilustraciones inéditas que decidí no comprar cuando los vi la primera vez y que acabé comprando al final del día, puntos de libro, postales y, lo más importante, ¡ejemplares de The Lotus Eaters! Le compré el ejemplar que me tenía reservado (por solo 9€, que es un ahorro muy considerable si comparamos con lo que cuesta en la página web) porque soy VIP y la estuve molestando con mi charla interminable un ratito. Al cabo acabé volviendo un par de veces y le usurpé media silla porque se me iban a caer los pies a pedazos y estuvimos hablando de Übersexual, Badirfilay, la vida, la crisis, la gente friki y los chistes de biología que siempre estoy compartiendo en facebook. Muy entretenido y ameno todo, me alegró mucho poder hablar largo y tendido con ella ya que en el salón del manga apenas la vi de refilón. Y acabé por comprarle el indispensable punto de libro de gatitos y un póster precioso tamaño A3 que próximamente plastificaré y colgaré en mi habitación (cuando acabe el máster más o menos).


A estas alturas de la tarde creo que fue cuando me encontré con Babiranma y Carles y acabé de convencer a la primera de que se comprara el Sacoponcho y también Prisa/Inmortal ^^ Nos pusimos un poco al día con nuestros respectivos estreses y nos despedimos porque ellos ya habían visto a fondo la zona de mercadillo.

Entonces aproveché para que Henar me firmara mi tomo #1 de Mala Estrella e intenté recabar información sobre el Amorcionario sin mucho éxito. Para mi sorpresa, también se acordaba de mí y estuvimos hablando un rato de Aunque tú no lo sepas, el que creo que debió de ser su primer cómic y que espera en un cajón a ver la luz con su estilo perfeccionado.


Pasé a saludar a Rata que ante una potencial compradora me ofreció en 5 segundos todo lo que vendía en el stand y al final me adjudiqué Dedos Sucios #2 por 5€ que leí en el bus de vuelta y que me ha gustado mucho (reseña próximamente). También vendía originales a 20€ que quería comprar a sabiendas de que los puso muy baratos pero que no me pude permitir con mi sueldo de canguro (otra vez será T_T).


De ahí pasé a ver a Marisa y Marcel dibujando dragones a la par pero tampoco les hice ningún encargo porque ni sabía qué pedir ni creía que fueran a acabarlo ese mismo día con la de curro pendiente que tenían. Algún día.


A los que sí que ofrecí dinero por un dibujo fue a Xuls y Luis pero no habían traído material para dibujar ni tenían espacio para hacerlo así que otra vez será. Ironías de la vida. Es una suerte saber que me los acabaré encontrando a todos antes o después en algún otro salón.

A eso de las 18h renuncié a ir al taller de microguiones porque no tenía la confianza y seguridad necesarias para participar y se me solapaba con las firmas de Enrique Fernández así que bajé a ver las exposiciones de los autores invitados. Me desternillé con la de Bea Tormo y me dieron muchas ganas de comprar obras varias de Enrique Fernández y Enrique Corominas.


Finalmente, a las 19h me fui a hacer cola para las firmas de Enrique Fernández y... no había. No sé qué jaleo tuvieron a nivel de organización con los Enrique Corominas/Fernández que firmaban el uno después del otro pero el caso es que las firmas de E. Fernández no empezaron hasta casi las 20h y yo ya me estaba mordiendo las uñas pensando que no me daría tiempo de ver el Pencil Fighter (ILUSA DE MÍ). Pero Enrique dibujaba a la velocidad de la luz y yo estaba la segunda en la cola así que la preocupación se disipó rápidamente (no así el dolor de pies que empezaba a dificultar mi posición bípeda).


A las 20h estaba preparada para bajar a la sala de conciertos cuando me di cuenta de que justo a las 20h los autores empezaban a recoger sus chiringuitos y que, hasta que no acabaran, no empezaría el pencil fighter así que podía esperar sentada. Y me senté en el suelo claro.

Cuando al fin nos dejaron pasar a la sala de conciertos resultó que había que recolocar los focos, ajustar la iluminación, subir la pizarra, los rotuladores, comprobar que el sonido funcionara... Con lo que la lucha entre dibujantes se retrasó una media hora. A pesar de todo valió muchísimo la pena y estuve todo el rato acompañada de Ninona con la que pude comentar cada uno de los dibujos y lo surrealistas que eran algunos temas como zombies veganos, unicornios culturistas, el ojete de Mickey Mouse, el amor de una madre muerta o minúsculos gigantes (entre muchos muchos muchos otros). Mi más profunda admiración por los participantes, su rapidez para pensar en qué dibujar y, por supuesto, dibujarlo, todo en un minuto. Después de 4 rondas, la ganadora fue nada más y nada menos que Xulia. Como ya le dije en persona ayer, se lo merecía.


Para cuando acabó el Pencil Fighter eran ya las 21.30 y Ninona y yo salimos pitando (yo porque no quería perder el bus, ella porque estaba a punto de desmayarse por inanición) hacia el metro y hasta aquí mi crónica del Kboom! Os dejo con una foto de todas mis compras del sábado. Ahora estoy con más ganas que nunca de ir al Salón del Cómic...

viernes, 14 de marzo de 2014

Jolies Ténèbres

Hermosa oscuridad es un cómic francés guionizado por Fabien Vehlmann e ilustrado por Kerascoet que descubrí de casualidad gracias a twitter y Gurrupurru y que me arrebató alguna que otra hora de sueño no hace mucho.


Aurora estaba tomando el té tranquilamente con su querido Héctor cuando todo alrededor empieza a venirse abajo y se ve arrastrada por una ola purulenta que, finalmente, la expulsa al exterior por el ojo de un cadáver (muy) reciente. Una vez fuera, Aurora se verá rodeada de un montón de seres liliputienses que han salido como ella del cadáver y que, a partir de ese momento, deberán buscarse la vida para sobrevivir en el bosque. Aurora enseguida se pone al mando procurando que todo el mundo se sienta a gusto pero pronto descubrirá que es muy difícil complacer a todos.

Debo decir que me hallo ante un dilema con este cómic. Mientras lo leía era como si alguien estuviera retorciendo mi corazón (o mi sistema límbico) lo que, por un lado, me hace querer alejarme de él tan rápido como pueda para no sufrir más y, por el otro, me impulsa a darle a "Add to basket" porque pocos cómics consiguen afectarme tanto y generarme una desazón así.


Hermosa oscuridad es una historia de decadencia y de maldad, llena de repugnancia y podredumbre. Tan solo aparecen seres que se consumen, se marchitan y se pudren sin remedio. Todo esto aderezado con escenas escatológicas y sádicas que acaban provocando arcadas al lector.

¿Quién gastaría su tiempo y dinero en leer algo tan repulsivo? Me gustaría deciros que esta historia es una metáfora o que tiene un argumento interesantísimo subyacente a todo este horror. Pero o yo no soy lo suficientemente avispada, o no lo tiene. Aún así, no puedo evitar que me atraigan sus páginas... porque "algo" tiene.

Quizá lo más escalofriante del asunto es que toda la actividad de la pequeña colonia de liliputienses se desarrolla alrededor del cadáver de una niña rubia que, a todas luces, es la misma Aurora... ¿Quizá todos esos seres que emergieron de su propio cadáver no son más que distintas facetas de su personalidad? ¿Las distintas chicas que podría haber sido ante una u otra situación? ¿Todos sus futuros potenciales reducidos a unos pocos centímetros y sometidos de pronto a la ley del más fuerte en el ambiente más inhóspito? Pero todo esto es mera conjetura. Quizá los autores solo pretendían revolver el estómago a los lectores sin ningún motivo ulterior.


En cualquier caso, si algo hace Hermosa oscuridad es sacar a relucir en un escenario extremo y surrealista los aspectos más oscuros y espeluznantes de la condición humana en una extraña mezcla entre ignorancia e ingenuidad por un lado y crueldad y malicia extremas por el otro. Porque, no nos dejemos engañar, la inocencia y la ingenuidad no nos llevan a un sitio mucho mejor que el sadismo.

En cuanto al apartado artístico la verdad es que es alucinante. Por un lado, un puñado de personitas con un estilo que podríamos encontrar en las ilustraciones de un cuento infantil. Por el otro, sangre, gusanos y animalitos varios dibujados con un realismo que choca frontalmente con ese otro arte más "infantil" o "mono". Y para acabar de coronar la mezcla, los seres humanos "de verdad" parecen sacados de fotografías.

Podéis adquirir esté cómic en francés o inglés. Os enlazo una pequeña preview de la versión inglesa por si queréis echarle un ojo y acabaros de decidir. No me atrevo a recomendarlo abiertamente, que cada cual lea la reseña (y la preview) y decida si es o no una obra para él. En lo que a mí respecta creo que pronto se vendrá a mis estanterías.