viernes, 23 de mayo de 2014

Crónica salonera (III) - Sábado 17

Hoy sí, os cuento mi sábado en el salón del cómic. Y empiezo justo dónde lo dejé el último día: saliendo del GRAF a toda pastilla para llegar a la firma de Miguelanxo Prado. El señor drama se debe a que Nagore tenía la firma de Brandon Graham a la una, que es la hora a la que yo acabé llegando al salón. Como no sabía si llegaría a tiempo o no y yo llevaba Ardalén encima, me compró Trazo de tiza (que esa mismísima mañana me habían recomendado con diez minutos de diferencia tanto Xulia como Ana Galvañ) por si acaso. Nos estuvimos comunicando continuamente vía telegram mientras ella se desesperaba porque se tenía que ir al stand de Aleta y yo sudaba la gota gorda intentando llegar a tiempo. Al final tuve que subir corriendo los tres tamos infinitos de escaleras de la parada de la línea verde de Plaza España con mi mochila y sus siete kilos en papel a cuestas. Pero... lo conseguí:

Y todo el estrés valió sobradamente la pena,
es la firma más bonita que me han hecho estos días
(si me lo permiten las decenas de artistas
que han garabateado en mis cómics)
Llegué a la una en punto, Nagore se fue volando y todo para que al final resultara que Miguelanxo había llegado tarde, se había tomado un café y se había puesto a hacer un dibujo no tengo muy claro para quién pero no para nadie de la cola. Así que aún y llegando media hora tarde y teniendo el número dos, tuve que esperar para mi dibujo (que obviamente no me molestó). Dadas las circunstancias Nagore empezaba a estar cabreada conmigo, cuando le dije que si le importaba mucho ir a devolver Trazo de tiza creo que me hubiera degollado allí mismo de no haber sido ilegal matar personas.

Conseguida la firma de marras, fui a ver a Brandon Graham y me encontré a toda la troupe de Valencia en la cola y encantados de la vida. Teóricamente Nagore me iba a conseguir una firma de Brandon (yo no podía porque no tenía nada de Aleta Ediciones y era uno de los requisitos para estar en la cola) y se llevó su primer tomo de King City para "dármelo" (y que yo le diera el "mío" una vez comprado) pero como ya le hizo un señor dibujo lleno de gatos en Multiple Warheads, no se esmeró demasiado con su segunda firma pensando que sería para ella también... así que al final he decidido mantenerme firme en mi decisión de comprar King City en inglés y devolverle a Nagore su tomo (que, total, me hizo otro gatete y no llegó a poner mi nombre). Espero que Nagore se anime próximamente a subir fotos de todas sus firmas al blog porque tiene un buen puñado que enseñar, os lo aseguro.

Después de esta mañana tan ajetreada, nos reunimos Deirdre, Hide, Toshi, Nat, Orochi, Fran, Miya, Raúl, Nagore y yo para ir todos juntos a comer, como es tradición. Pero entre que Nagore acabó de la firma de Graham casi a las 14h y que se retrasó por MI culpa al ir a devolver Trazo de tiza, y que a las 16.30 empezaba a firmar Kenny con lo que era prudente estar allí una hora antes, tuvimos que comer más bien con prisas y Fran, Nagore y yo nos adelantamos de vuelta al salón para hacer cola otra vez (ellos iban a la firma de Enrique Fernández). Y cuál fue nuestra indignación absoluta e infinita cuando a eso de las 16h descubrimos que ambas sesiones de firmas iban con número (algo que NO se había avisado) y que no servía de nada el rato que habíamos estado haciendo cola... Segundo fiasco en el stand de Norma.


Yo me contenté con el número 10 para Kenny y, augurando una larga espera, me fui al stand de Autoeditores a comprarme El vosque #4 sabiendo que estaría Laurielle haciendo dibujines. Y no solo eso sino que pude hablar largo y tendido con Rata sobre las ganas que tengo de que empiece el crowdfunding para el segundo tomo de Art88/46 y lo interesante que parece su nuevo proyecto digital (a pesar de que soy una esnifalibros y moriré sepultada por una avalancha de mis obsoletos ejemplares físicos). Y al final me regaló un Bonus Track del Dedos sucios #2 y me lo firmaron sus tres autores, cada uno en un color.


A la vuelta decidí ponerme a la cola a pesar de tener el número 10 y a pesar de que Kenny llegó tarde (como no podía ser de otra manera) con lo que, por supuesto, prácticamente me leí el recién comprado tomo de Dos Espadas entero mientras esperaba mi turno. Eso sí, el agobio, la falta de oxígeno, el dolor de pies, todo valió la pena solo por el dibujazo que me hizo de Helena, a doble página. Y además me prometió tener listo el cuarto y último tomo de Dos Espadas para el salón del manga (y más le vale que sea así porque ya he terminado de leer el tercer tomo y menudo cliffhanger).


Y cuando por fin pude salir del caos de piernas y brazos que era la parte trasera de la trinchera de Norma... Fran y Nagore se fueron a sentarse a las presentaciones de novedades y yo me fui al stand de Salamandra Graphic porque a las 18h empezaba a firmar Manuele Fior, al que yo le llevaba La entrevista por recomendación a ciegas (sí, me lo recomendó sin habérselo leído él) de Luis. Cuando ya me había acabado el dibujo (justo antes de que empezara a colorearlo) le pedí (muy inspirada) que me dibujara a Milú (el gato) y me miró con una cara rarísima diciendo que era la primera vez que alguien se lo pedía (no lo entiendo). Pero vaya, que es por eso que se ve el hombro de Raniero como si el gato fuera transparente, es que lo pedí demasiado tarde, es decir, culpa mía por ser una caprichosa. Pero vamos, que a mí eso me da igual y estoy más que contenta con mi firma. Eso sí, al hombre que tenía delante le dibujó a Dora desnuda y le quedó bien bonita, supongo que pensó que al ser chica preferiría que me dibujara al protagonista masculino de la historia...?

Pero, ahora sí, una vez tuve mi firma en La entrevista pude ir yo también a sentarme... y a escuchar la enumeración interminable de las novedades de todos los géneros habidos y por haber que puso a la venta (más o menos) por el salón del cómic. Al final acabé marchándome a media presentación a ver si las chicas de Todas putas habían llegado ya pero no, no se había presentado ninguna (el editor pobrecito estaba a punto de tirarse de los pelos) así que me volví a Norma justo cuando anunciaron sus licencias. Y solo me alegro de xxxHOLiC Rei aunque me quedo MUY intrigada por quienes serán los autores invitados que vendrán al próximo salón del manga... y miedo que me da porque las colas, codazos y empujones pueden ser muy importantes en función de quién venga...


Y ahora sí, al acabar me fui por enésima vez a Dibbuks, las chicas ya habían llegado pero cuál fue mi frustración al ver que Mamen se había vuelto a saltar su sesión de firmas. Aún así, María Herreros me hizo un dibujo bien grande para compensar y pude hablar otro ratito con Ana Galvañ que me enseñó un cómic muy curioso titulado Nueve preguntas y que ya está en la wish-list.


Tras esta señora maratón de firmas me pasé por el stand del club de cómic BBAA y acabé comprándome su quinto fanzine, Espacio y tiempo, un nuevo mini-fanzine, esta vez de Anabel, y uno de los cafés de Xulia (que siempre le acaban quitando de las manos). Y además, Luis tuvo a bien regalarme un cómic de una página que hizo hace algo más de un año bajo la temática cyborg para el club de cómic y que aparentemente estaba allí solo para decorar el stand ¡e incluso me lo firmó! con la excusa de estrenar un rotulador nuevo. La pena es que los pillé que huían todos en desbandada hacia el GRAF con lo que no conseguí todas las firmas que hubiera podido recopilar (realmente no tengo argumentos para quejarme con la cantidad de firmitas que me han hecho estos días entre unas cosas y otras); me encanta el lápiz de colores.


Y... cuando prácticamente todo el mundo se había ido ya (eran las ocho de la tarde o así) me fui a un stand que estaba justo en un extremo del salón: Letrablanka y amigos donde estaba Guillermo Carandini vendiendo sus ejemplares de El día de la victoria, que compré y me firmó allí mismo mientras le contaba lo que me interesa la salud mental. Y... ahora sí, me fui a casa de una vez que si no me echaban a patadas del salón ya (en realidad me fui media hora antes del cierre).

Compras del sábado: 47,40€ (contando el gasto de todo el día)
Para acabar, os dejo con las compras del día (en el salón, las del GRAF van en su crónica pertinente).

3 comentarios:

  1. Ja, ja, ja, ja, geniales las dedicatorias de El Vosque y Dos Espadas.

    ResponderEliminar
  2. Qué buen botín de firmas, y las hay bien chulas.

    ResponderEliminar