miércoles, 21 de mayo de 2014

Crónica GRAFera

Procedo a adentrarme en el día más agotador de este salón del cómic. Y no comienzo con el salón en sí, sino con el GRAF. Para los que no lo sepáis, el GRAF es un evento de cómic de autor y edición independiente donde podéis encontrar todo aquello que no tiene cabida en el salón del cómic. Yo aún me pregunto si lo hacen coincidir temporalmente con este último a modo de reivindicación o para aprovechar la cantidad de aficionados y autores que se acercan a Barcelona para la ocasión pero el caso es que quería echarle un ojo.


Así es como me planté a las 10.55h en la puerta y me dijeron que no podía entrar todavía (soy el ansia viva) y me tuve que quedar esperando y respirando humo de cigarrillos... y me llevé la primera primerísima entrada del evento por un eurito que pagué con gusto. En cierta manera, me recordó al Gutter Fest (al que también he ido este mes pero no he tenido tiempo aún de contároslo) y, de hecho, había varios vendedores que asistieron a ambos eventos.


Porque soy una persona indigna solo me compré un par de cómics en el GRAF: Colmado Sánchez (de la ya entonces ganadora del premio al autor revelación de Ficomic de este año Clara Soriano) y Sandía para cenar. Y soy una persona indigna porque ambos tebeos los podría haber comprado en el salón... tendría que haber aprovechado para hacerme con cosas más alternativas pero la verdad es que estaba muy estresada en esos momentos pensando en que Nagore estaba haciendo cola por mí para la firma de Miguelanxo Prado (sí, Nagore otra vez, es una santa).


Nada más entrar me encontré a Cinta, la autora de Y contra el viento, uno de los cómics que compré, precisamente, en el Gutter Fest y que os recomiendo muchísimo por cierto. Podéis echarle un vistazo a su blog y, si os gusta, comprar el fanzine, en el que recopila 20 de sus tiras.

Dedicatoria en honor a las cuatrocientas veces que
repetí "Helena CON HACHE" durante los 4 días de salón
Acto seguido, Clara Soriano me hizo una firma bien bonita y currada en mi Colmado Sánchez y me regaló la guía para leerlo (100% carcajadas). Y lo sorprendente es que se acordaba de mí del día anterior que me firmó Todas putas ♥ Aprovechando que Clara estaba muy concentrada con mi dedicatoria, intenté sonsacarle al editor de ¡Caramba! algo sobre las hermanas Pacheco y me confesó en exclusiva que le gustaría publicar un recopilatorio de Divas de Diván (lo que, por si no lo sabéis, son muy muy buenas noticias) y que quizá para el año que viene convencía a Laura de que se viniera a Barcelona (yo tengo esperanza).

Firma en Podría ser peor
Mientras hablaba con ella llegó Ana Galvañ (a la que había estado acosando por twitter la semana anterior para saber dónde y cuándo firmaría porque no me la quería perder por nada del mundo) que procedió a firmarme en el stand de Apa-Apa los tres cómics y recopilatorios en los que participaba que le llevé, ninguno de los cuales era de Apa-Apa, antes de la hora a la que se supone que empezaba a firmar (porque yo lo valgo). La firma en Enjambre ya os la enseñé en la entrada anterior, la de Todas putas irá en la siguiente. Y la verdad es que es majísima, dibuja una cosas tan dantescas que no sabía qué tipo de persona me iba a encontrar pero fue super agradable y amable conmigo. Tan simpática fue que hizo sus firmas a la velocidad de la luz para que me pudiera marchar al salón cuanto antes y pudiera ver cómo dibuja Miguelanxo Prado porque ella, como autora, lo valora mucho y quería que pudiera apreciarlo por mí misma.

Y yo que pensaba que Irvi se dejaría pegar...
Pero yo no me podía ir todavía... justo eran las doce, hacía una hora que estaba en el GRAF y faltaba media para que empezara la sesión de firmas con Miguelanxo. Nagore me había conseguido el número dos y me proponía cambiarlo por el diez con tal de que me diera tiempo a ir a la firma yo misma... pero era una decisión dura sabiendo que con el número diez quizá no conseguiría dibujo y las prisas mañaneras de Nagore caerían en saco rato (y me odiaría para siempre jamás). La cuestión es que a las 12h yo tenía una cita pendiente con Enrique Fernández al que le hice firmarme dos tomos de Los cuentos de la era de Cobra (uno para mí, otro para Nagore, que ya iba siendo hora de retornarle algo de su bondad infinita) con lo que acabé saliendo del GRAF a la hora a la que se supone que Miguelanxo empezaba a firmar. Pero valió la pena. Le pedí a Enrique que me dibujara a Sian dándole una torta (merecida) a Irvi y no rechistó (estaba segura de que me iba a decir que no) y eso que venía de la petición también algo rebuscada de Nagore (espero que suba su firma a su blog porque es una puta pasada).

Al final me ha quedado esto tan largo que he decidido hacer dos entradas separadas del sábado, una para el GRAF y otra para el salón del cómic. Ale, otro día que vais a tener que esperar para ver la pedazo de firmaca que se marcó Miguelanxo Prado y por la que hice sufrir tanto a Nagore... la continuación del culebrón en la próxima entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada