domingo, 26 de abril de 2015

Últimas lecturas

No consigo equilibrar mi tiempo libre lo suficiente como para recuperar un ritmo decente de entradas pero estoy intentando ir leyendo tomos para que no se acumulen ad eternum.


Siguiendo con las historias de novias, finalmente asistimos a la boda de las gemelas Layla y Leily con lo que aprendemos algo más de las antiguas costumbres persas. Es todo un choque cultural ver el impacto que debía llegar a tener en todo un pueblo algo que para nosotros resulta tan normal como una boda. Y, como siempre, Kaoru Mori no solo es extremadamente detallista y rigurosa al documentarse sobre esta época sino que también dota a sus historias de mucho humor dejando al lector con muy buen sabor de boca.


Después de darles su justificado espacio a las novias más escandalosas que han aparecido en este manga hasta la fecha, volvemos al día a día de Amira y compañía con un capítulo de lo más curioso en que cada viñeta abarca toda una página. Si bien es cierto que el arte de Kaoru Mori es de lo más impactante y bien valdría para hacer decenas de artbooks recopilando sus viñetas más increíbles, este capítulo me ha transmitido una sensación de dejadez y de excesivo costumbrismo (no ocurre nada de nada). Eso sí, después de tanta calma y alegría, la autora nos quiere recordar que la vida no es precisamente sencilla y sosegada y pone en labios de Amira una metáfora de lo más lúgubre. Desde luego, Bride Stories siempre acaba dando mucho que pensar.


Ataque a los Titanes alcanza el tomo #13 satisfactoriamente. Como auguré, ha sido un tomo de mucha charla y poca acción pero bastante enriquecedor. Uno de los principales misterios del manga queda, en parte, solventado de una forma de lo más bizarra que, sin embargo, encaja con todo lo que sabemos. Además, por fin sabemos de dónde ha salido Christa con el flashback de rigor. Pero a las muchas cosas que aun esperan respuesta, se suma un nuevo personaje del que solo el lector parece saber de su existencia... No sé por dónde va a tirar pero cada vez me da más miedo que me decepcione el final con una explicación insulsa, no-factible y cogida con pinzas.


Y, para acabar, mi favorito ha sido Blue Exorcist #13, tomo que esperaba con ansias desde hace meses (una situación que se perpetúa desde hace años y que se perpetuará hasta su final ya que la edición española es paralela a la japonesa). Se completa el flashback en el que conocemos toda la historia de las Kamiki pero, aún así, sigo pensando que hay varios datos que faltan para completar el rompecabezas. Entre una cosa y otra no me esperaba tal nivel de crueldad en esta obra y se me pusieron los pelos de punta leyendo este tomo (y eso que la autora, al tratarse de un shonen, es bastante suave y deja la parte violenta a la imaginación, lo que podría hacerlo peor claro). Ha sido una lectura de lo más adictiva, cuando empecé con Blue Exorcist hace años no esperaba que fuese a gustarme tanto.


Como viene siendo habitual, no me he podido resistir a seguir leyendo por scans el tomo #14 porque no tengo ninguna clase de paciencia pero esto ya lo dejo para una futura entrada de últimas lecturas.

2 comentarios:

  1. Pues pensamos prácticamente lo mismo xD Con Titanes, ha sido un señor tomo, con texto, explicaciones y entrando ya en temas serios. Blue Exorcist aún no lo he leído, pero con que sea la mitad de genial que el anterior, me vale. No esperaba que este shonen tan genérico acabara distanciándose tanto de lo ya visto.

    ResponderEliminar
  2. Buenas!! Acabo de descubrir tu blog desde ahora te sigo ;D Aquí te dejo mi blog: http://laspalabraselladas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar