domingo, 19 de enero de 2014

Dian Fossey, Bob Campbell, los gorilas de montaña y los primates en general

Hace unos días Google homenajeó a Dian Fossey, una zoóloga que realizó una gran labor para con los gorilas de montaña en Virunga (Ruanda). Su historia dio la vuelta al mundo en 1988 con la película Gorilas en la niebla en que Sigourney Weaver dio vida a la investigadora.


Dian Fossey era una niña de buena familia que quería ser veterinaria pero que como no consiguió la nota requerida, decidió dedicarse a la terapia ocupacional. A pesar de todo ella quería hacer algo muy distinto y a base de falsificar su currículum consiguió un puesto como investigadora del comportamiento de los gorilas de montaña a petición de Louis Leakey. El señor Leakey se dedicaba a reclutar a mujeres que observaran el comportamiento de distintas especies de primates ya que pensaba que las mujeres son más pacientes y están más capacitadas para este tipo de tarea. A esta afirmación Jane Goodall añade que, históricamente, las mujeres hemos tenido que lidiar a menudo con criaturas que no pueden hablar por lo que la tarea era idónea para nuestro género. No sé si tomarme esto como un insulto, un elogio, una demostración más de lo machista que es la sociedad o simplemente como un detalle más de la historia con el que no comprometerme a nivel personal.

Google dedicó el doodle del pasado 16 de enero a Dian por el 82º aniversario de su nacimiento. Porque Dian nació en 1932... y fue asesinada en 1985. Nunca se atrapó a su asesino pero todo apunta a que fue uno de los cazadores furtivos de gorilas.


Por si queréis saber algo más de esta mujer tan tenaz y de su investigación, os redirijo a un documental muy interesante aunque algo amarillista. En él, se enseñan muchas imágenes de Dian y los gorilas, filmadas por el fotógrafo Bob Campbell, cuyo nombre ha pasado desapercibido en esta historia. En el documental se centran bastante en las aportaciones de Bob al proyecto y al supuesto romance entre él y Dian. Es todo un poco surrealista porque en el documental aparece la mujer de Bob (ya estaban casados cuando Bob le fue infiel con Dian) contando su versión de la historia y a estas alturas no sé ni lo que es cierto y lo que no ni si es muy adecuado ponerse a hablar de estas cosas en un documental que supuestamente quiere publicitar el trabajo y dedicación de Dian con la preservación de los gorilas de montaña (una especie actualmente en peligro de extinción).


Una de las buenas noticias del día es que Norma va a publicar una novela gráfica titulada Primates que narra los descubrimientos de Jane Goodall, Birute Galdikas y, por supuesto, Dian Fossey. No os voy a mentir, hasta este pasado jueves no sabía que tal cómic existiera pero supongo que es magnífico descubrirlo ahora que lo podré comprar en castellano en menos de un año (les pregunté por twitter cuándo pensaban sacarlo y me dijeron que segundo semestre de 2014). Esto me hace pensar en la barbaridad de cómics, libros y cosas en general que existen en este mundo para que yo disfrute pero que nunca conoceré porque hay demasiado de todo y es imposible abarcarlo en una vida humana. Este tipo de cosas me desesperan mucho y me amargan la existencia, lo que supongo que es un horrible reflejo de la sociedad en la que vivimos. First World Problems.

Voy a aprovechar esta entrada para aclarar algo que tenía muchas ganas de contaros desde hace un tiempo: la muy generalizada idea de que "el hombre viene del mono" es una falsedad. O al menos, una frase muy repetida que lleva a muchos a error. Los humanos y los orangutanes y los chimpancés y los gorilas y los monos, todos somos primates. Y la realidad es que, por ejemplo, los humanos y los chimpancés tenemos un antepasado común bastante reciente (solo 5 u 8 millones de años) que era un primate también. Pero lo que no puede ser es que diciendo que el hombre viene del mono la gente se piense que viene de un mono actual porque cualquier especie que nos precediera en la evolución se extinguió hace mucho. De hecho, de eso se trata, en el momento en que una especie evoluciona a otra distinta, la primera desaparece ya que no hay subdivisión de la población en que la mitad cambian y la otra mitad no. La naturaleza no funciona así.

Y hasta aquí la entrada de hoy. Espero que hayáis encontrado interesante la vida en Ruanda de Dian Fossey. Aunque solo sea un poquito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada