martes, 19 de septiembre de 2017

Finalistas Concurso Manga Norma 2017

Desde que abrí el blog me dediqué a hacer un repaso personal a los finalistas del anual Concurso Manga de Norma en sus ediciones de la VI a la IX pero debido al descenso de la calidad de las propuestas de los últimos dos años dejé ese repaso fuera del contenido del blog. Sin embargo, escribo hoy estas líneas precisamente porque estoy gratamente sorprendida con las propuestas recién reveladas como finalistas de la presente edición del concurso. Como siempre, voy con mi top tres:



La primera historia que me llamó la atención por su diseño de personajes, estilo y trama fue esta obra de fantasía con un toque amargo ya desde el principio. Aunque es de mis favoritas por el aura decadente que desprende, reconozco que se trata de un inicio de lo más ambiguo del que difícilmente puede predecirse el rumbo que tomará la historia, lo que la convierte en una apuesta arriesgada. En cualquier caso, destaca por su madurez y creo que se merece aparecer en este top.



En todas las ediciones del concurso hay una mayoría de propuestas inspiradas en los esquemas del shonen o el seinen pero siempre hay una que sigue, en mayor o menor medida, el cánon de las obras de demografía shojo y en esta edición El pescador de estrellas destaca por su calidad y originalidad. Sinceramente, si no fuese porque hay una obra absolutamente excepcional entre los finalistas, habría votado esta propuesta... este concurso me lleva generando frustración por este mismo motivo desde sus primeras ediciones, es una lástima que sólo pueda haber un ganador.

1) Reboot


Reboot es un soplo de aire fresco. La experiencia en el sector de Manu Kuroudi López no puede ignorarse, muy lejos queda aquel primer tomo de Ataraxia que le sirvió de puente para crear una obra excelente a lo largo de la cual fue depurando su estilo hasta conseguir ese grafismo tan característico, con un dominio inmejorable de los efectos en blanco y negro y unas líneas increíblemente limpias y dinámicas. Así, su estilo de dibujo es el más atractivo de entre todas las propuestas, con muchísima personalidad y dominio no sólo de las expresiones faciales sino también de los fondos, con lo que no deja ningún aspecto sin cubrir. Además, la magnífica portada a todo color sugiere que se ha quitado de encima también su asignatura pendiente en su obra anterior. Su protagonista Cisco nos cae bien inmediatamente y se las apaña para presentar muchísimos detalles en muy pocas páginas. No puedo esperar a leer la continuación.

Dejando de lado mi top de favoritos, no quería dejar de comentar otras cosas que me llaman la atención entre los demás participantes. Como todos los años, la mayoría de finalistas pecan por los mismos motivos. Hay una obsesión por escoger Japón como escenario o, al menos, aunque se trate de la más pura fantasía, poner nombres japoneses a los personajes por doquier como sucede en Ryoko o Superior baseball; especialmente flagrante es este último caso en que todos tienen nombre japonés pero se comenta literalmente "no sabemos siquiera si habla español".


Bajo mi punto de vista, otro error común es el de hacer un despliegue artístico en las diez páginas que dictaminan las bases del concurso sin introducir ningún argumento que guíe un poco al lector sobre los pasos que podría seguir la obra, como es el caso, por ejemplo, de Eugenesis. Y, por supuesto, no podían faltar las "inspiraciones" en obras manga de éxito publicadas por la propia Norma Editorial... especialmente el dúo creativo formado por Ohba y Obata que sirven de referentes tanto a nivel argumental como gráfico.


Dicho todo esto, insisto en que estoy asombrada con la calidad en general de casi todos los finalistas, son más de tres las obras que considero dignas de ganar el concurso pero han conseguido colarse en mi top al tratarse de géneros que no me entusiasman como la comedia o el spokon. Con esta entrada abro la veda para volver con energías renovadas a escribir reseñas, últimas lecturas y demás entradas relacionadas con el manga tras un par de meses de parón.

Por si os interesa:
- Repaso a los finalistas de las ediciones de 2011, 2012, 2013 y 2014 (enlace haciendo click sobre cada año)
- Reseña del ganador del VI concurso: El síndrome del hilo enredado, de Lolita Aldea y Miguel Gómez Cabrero

5 comentarios:

  1. ¡Echaba de menos las entradas del concurso! ¡Y mil gracias por la parte que me toca! Siempre me ves con buenos ojos *///*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manu, ya sabes que soy muy crítica, no te veo con "buenos ojos", ¡es que tienes mucho talento!

      PD: me faltaba que participaras tú para animarme a comentar el concurso de nuevo ;)

      Eliminar
  2. Nada más ver la lista de finalistas ya estaba esperando esta entrada. Eso sí, esperaba un mini resumen del resto de obras :P

    No sé el resto, solo he leído el de Manu, pero no sería nada raro que ganara él. Se nota aún más la mejoría respecto a Ataraxia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Un mini resumen de cada obra? Ay, ojalá tuviese tiempo libre para ello... De todas formas no me suele gustar entrar en críticas pormenorizadas (por breves que sean) de obras que no me han gustado nada porque los autores siempre se ofenden mucho si lo acaban viendo use el tono que use. Y no me apetece exponerme a ese tipo de comentarios =') Al menos no por un concurso.

      Eliminar
  3. ¡Me alegro de que haya mejorado el nivel! Gracias por echar luz sobre estas obras :)

    ResponderEliminar