lunes, 14 de noviembre de 2016

Crónica salonera (III): Lunes 31

He aquí la tercera y última crónica de este XXII Salón del Manga de Barcelona. Puesto que el lunes fue día laborable (no, ¡no hice puente!) no podía ir al salón a primera hora pero sí salí algo (bastante) antes de trabajar para poder aprovechar la tarde y ver las exposiciones que tenía pendientes (de firmas iba ya servida aunque parezca mentira). Lo primero fue ir a comer macarrones a la boloñesa en una pizzería cerca del recinto, donde ya me esperaban Fran, Raúl, Nagore, Deirdre, Ashita y Manu.

Y, de ahí, para el salón, que quería pasar por fin por fin POR FIN por la zona de fanzines  a comprar algo. Sabrina agente espacial, como ya adelanté en la última crónica, agotado. Mocca Café, agotado también. Estuve pululando entre el stand de NEUH y el de Pussy Crazy un buen rato (que estaban casi al lado además) y en estas me encontré con Lewis que me confirmó que varios de los cómics que se llevaron al salón se agotaron en las primeras horas de salón el sábado. Sus títulos de estética más "manga" como Go! Nana volaron. Estando a lunes por la tarde me comentó que estaba muy satisfecho con las ventas y la verdad es que me alegré un montón, como parte (pequeñita) del colectivo que soy. De hecho, aunque mi colaboración hasta ahora ha sido más bien (muy) penosa, Lewis no me echó la bronca ni nada, al contrario: me animó a tomármelo con calma... se nota que le preocupa que un día de estos me brote y me tire por la ventana de verdad. Y bueno, tras rajar lo justo de indeseables y regalarnos un poco el humor negro, se fue a seguir atendiendo a su público en los múltiples stands en los que había material de NEUH.


Al fin me decidí por las compras del día. Por un lado, As long as I fall, de Noiry. Sí, es un fanzine BL +18 de Levi y Erwyn. Sí, es algo que siempre he criticado o, al menos, de lo que me he mantenido alejada... Pero me gustan demasiado tanto el arte como los guiones de Noiry y sé lo fan que es ella de Ataque a los Titanes así que sólo me faltaba ver lo bonita que es la edición que se ha marcado para caer de cuatro patas. Ya os contaré si reniego definitivamente de este tipo de fanzines cuyo motor es la obsesión de hacer gays a personajes que no lo son o si me acabo volviendo una fujoshi. La única pena es que no estaba allí Noiry para firmármelo... ya se lo llevaré a la próxima habiéndolo leído.


Como no tenían lo que hubiese comprado sin dudar, decidí no aprovechar para ahorrar y acabé comprándome las ediciones impresas de Hey Sister! #1 y Agnossiene, ambas de Jessica Mars, en el stand de NEUH. Además, Caryanna, que estaba atendiendo en ese momento, me convenció para comprarme su relato corto Sueños Rotos (que de hecho hace ya varios eventos que le tengo echado el ojo...) y me regaló cinco puntos de libro con sendos microrrelatos impresos en el reverso.


Después de someter a Fran a la tortura de estar tantísimo rato en la zona de fanzines, fuimos al fin a ver la exposición pendiente que más ganas teníamos de ver: Los orígenes del manga. Aunque me gustaron las piezas expuestas no acabé de entender la lógica intrínseca de la exposición, como ya me pasó el día anterior con la de literatura. La muestra comprendía (en este orden): una especie de arte secuencial primitivo, varios dibujos de Hokusai (incluyendo la famosa Gran Ola de Kanagawa en su colección de 36 vistas del Monte Fuji), ilustraciones de yokai (cuya incorporación a la exposición se había justificado en base a que Shigeru Mizuki fue uno de los precursores del manga moderno centrándose en estas figuras de la mitología y folklore japoneses) y algunas viñetas caricaturescas de finales del siglo XIX - principios del XX relacionadas con Japón. 


Y, cuando pensaba que el salón ya había terminado para mí, va y encontramos un stand comercial dónde vendían tomos rebajados. Después de darle muchas vueltas (tengo demasiados títulos a medio completar) terminé por comprarme los tomos #21 al #24 de Pandora Hearts por 25€ los cuatro (está muy bien porque los últimos tomos cuestan 8,50€, ya que son más gruesos de lo normal; ¡sobretodo porque el último venía con el cofre!).


Y acabé cayendo también en el stand de Ponent Mon comprándome un poco a lo loco Emanon Vagabunda (el primero no lo tenían), En este rincón del mundo (aunque un pajarito me ha dicho que la traducción no es para tirar cohetes precisamente) y Un zoo en invierno (aprovechando que me gusta más la portada de la reedición y que Fran me lo lleva recomendando desde tiempos inmemoriales). Como veis, aquí aniquilé toda mi contención consumista de un plumazo. 


A estas alturas del salón, las redes sociales ya se habían hecho eco de la novedad de esta edición: la clausura de stands por parte de la organización, tanto de la zona comercial como uno de fanzines, por plagio y piratería. Especialmente sangrante me parece el caso de Xiomi en que la autora que había dibujado la ilustración original fue a pedirles, en persona, que retiraran de la venta las imágenes plagiadas... y no le hicieron caso, más bien al contrario, parece ser que se ofendieron ante la acusación alegando que se trataba de un homenaje y que la autora debería estar orgullosa... así que ésta trasladó su queja a Ficomic que intentó, por segunda vez, disuadir a los integrantes de dicho stand pero, ante la negativa, tomaron medidas drásticas y los echaron a la calle. Me parece magnífico la verdad.


Y no, no me quedé a la happy hour esta vez (que se hace el último día de salón, que este año no fui). Siento defraudaros porque sé que os gustan mis batallitas de muerta de hambre pero he decidido que empiezo a estar mayor para pasarme mínimo una hora de pie apretujada contra el stand para ahorrarme máximo veinte euros... Quizá el año que viene me lo replanteo, que el salón volverá a caer de jueves a domingo y puede que me dé menos pereza. De todas formas, como había adelantado en la crónica anterior y como podéis ver en la foto, ya me hice con una buena tanda de tomos de Norma (que, además, no creo que estuvieran expuestos en el stand): ni más ni menos que con los veintiún primeros tomos de Nura, el señor de los yokai, que le compré de segunda mano a Nagore. Hacía un año exacto que me hacía especial tilín el título a raíz del XXI Salón del Manga y una charla sobre yokai de Daruma a la que asistí. Estos días he estado leyendo los tomos (¡voy por el #14 ya!) y la verdad es que estoy encantada con la compra y su lectura, ¡espero poder escribir alguna reseña pronto! Y hasta aquí las crónicas del salón, quizá me anime a volver a hacer entradas de compras... cuando vuelva a comprar algo que ahora toca portarse un poco bien y ahorrar un poquitín por un tiempo. ¡Muchas gracias por leer!

14 comentarios:

  1. ¡Cuántos fanzines interesantes que se me pasó comprar! ¡La próxima vez te pediré consejo antes del Salón! >_<

    Espero que el de Ponent te hiciera un jugoso descuento, después de toda la pasta que te dejaste...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Però si el de Hey Sister! ja el coneixies, no? o.ò I As long as I fall vaig pressuposar que no et faria el pes perquè (crec que) no segueixes Shingeki no Kyojin... >_<

      Anyway, a la pròxima t'ofereixo consell ;) ((de fet, podria fer una entrada genèrica de recomanacions pre-events...))

      PD: sí que me hizo descuento sí =P

      Eliminar
    2. El de “Hey, Sister!” lo conocía (y lo pillé) y los de Pussycrazy los tenía controlados (y si el fanzine de los Titanes hubiera sido de Ymir x Christa, probablemente lo habría comprado), pero se me pasaron publicaciones como “Agnossiene” y “Go! Nana”. >_<

      Eliminar
    3. Ahhh, pero si Agnossiene estaba al ladito de Hey, Sister!! ¡¡Cómo no lo viste!! Y, lo más extraño, cómo no te incitaron a comprártelo los del propio stand x'D Lo de Go! Nana es que se agotaron enseguida y quizá para cuando fuiste tú ya no quedaban, que se ve que fue fulminante.

      Eliminar
    4. Pues supongo que ni lo vi porque iba a por los yuris y lo que ya conocía. Me temo que el resto fueron casi invisibles para mí. x'D ¡Si casi no compro el Lily & Rose porque sólo lo tenían expuesto por la portada de los tíos! (Sí, en los varios sitios donde lo vendían.) Fue cuando me quejé de que el título era engañoso que me mostraron la otra portada. xD

      Eliminar
    5. Jajajajajaja, a mí me pasó lo mismo eh, yo el Lily & Rose ni lo vi. Todos los eventos igual, sólo voy a lo que ya conozco y nunca arriesgo... U_u Fatal

      Eliminar
  2. Recuerdo que cuando salió Nura me compré el primer tomo, pero no me gustó nada de nada y no seguí con el manga. Parece que luego sí que mola bastante :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, a mí me gustó desde el primer tomo... ^^u Es un shōnen muy del montón pero es que tenía muchas ganas de leer algo con yokai de por medio. Sigue la típica estructura de power-ups, entrenamientos exprés a vida o muerte, rivales cada vez más fuertes... pero no sé, supongo que hacía mucho que no le echaba el guante a un manga del estilo y me lo estoy pasando teta leyéndolo la verdad.

      Eliminar
  3. Qué buena compra con Nura! Algún día me gustaría pillarla también. Y me llama mucho el relato de Sueños Rotos. Estaré atento por si dices algo de él, a ver si me termino de animar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos estos años sin saber lo que me estaba perdiendo con Nura! Me apunto lo de Sueños Rotos =)

      Eliminar
  4. yo me llevé una buena decepción con la exposición de los orígenes del manga, no se porque tenía las expectativas altas cuando que estuviera en ese pabellón apartado de todo tendría que haber sido pista suficiente para no esperar gran cosa...


    aunque tuviera un momento de #AI que vuelve a fanzinear no fue ninguna tortura! fue un placer, como siempre! (y además esta vez me integré y todo y participé un poco en la conversación en vez de asocializar XD)

    que por cierto, relacionado a la happy hour... soy yo o cada vez hay menos variedad en el stand de norma? en vez de aprovechar para llevar más variedad de catálogo ponen algunas repetidas y luego se quejan de que no venden :S

    como no te guste un zoo en invierno me vas a matar XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, aún me acuerdo de la vuelta tan tonta que tuvimos que dar para llegar x'D Ahora que me fijo, de los Godzilla y la maqueta reciclada no he llegado a hablar... te paso el relevo para que lo hagas tú =P

      El año que viene te vas a comprar doujin yaoi tú también, ya verás X3

      No sé qué decirte de la happy hour eh, yo diría que hay la variedad de siempre... lo que cada año me da la sensación de que el stand en sí es más pequeño. Quizá es que cada vez tienen más catálogo y por eso tenemos esa percepción o.ò

      De momento ya me dijiste que Emanon Vagabunda no es nada del otro mundo, no? ^^u ¡¡En Taniguchi confío!!

      Eliminar