lunes, 4 de mayo de 2015

Katsura Akira

Tanto Masakazu Katsura como, especialmente, Akira Toriyama, son de los mangakas más reconocidos actualmente. Ambos cuentan con una larga trayectoria publicando manga a sus espaldas. Por un lado, Masakazu Katsura es el célebre autor de obras como Video Girl Ai, I''s, DNA² y, más recientemente, de Zetman, aún en publicación. Akira Toriyama es el creador del que quizá sea el manga más famoso del mundo: Dragon Ball. Es por eso que una colaboración entre ambos era una compra/lectura obligada para mí.


Este tomo está dividido en dos historias: Sachie Goo!! y Jiya. La primera de ellas nos lleva al remoto mundo de Octogonia, donde sus pacíficos habitantes se ven sobrepasados por la presencia de unos maleantes. Incapaces de luchar contra ellos, viajan a la Tierra a buscar individuos que, a pesar de poseer una inteligencia muy inferior, sean capaces de derrotar a los delincuentes que amenazan la paz de Octogonia. Con este fin, reclutan al campeón de la copa mundial juvenil de artes marciales y a la hija de su maestro.

Este one-shot me ha hecho pensar mucho en Dragon Ball ya que la premisa de la historia es que los jóvenes e inocentes protagonistas (14 y 17 años respectivamente), deben luchar y derrotar a unos seres malvados a cambio de que se les conceda un deseo. Y poca cosa más la verdad. Tanto la premisa como la resolución son entre rocambolescas y cliché. Es una historia extremadamente sencilla pero se deja leer.


Por otra parte, Jiya tiene lugar en la Tierra, cuando un patrullero galáctico busca a su compañero desaparecido. Nada más llegar, se da cuenta de que sucede algo extraño, pues el último informe que recibió sobre este planeta no tiene absolutamente nada que ver con lo que se encuentra. Y no solo eso sino que el mundo parece estar amenazado por un temible vampiro y su ejército de pulgas gigantes, que tampoco eran mencionados en el informe.

Quizá por publicarse en una revista seinen, quizá por su longitud, Jiya tiene un cariz ligeramente más adulto que la anterior aunque siga caracterizándose por el humor clásico de Toriyama. Los capítulos están salteados de reflexiones curiosas sobre cómo las necesidades fisiológicas humanas están inherentemente unidas al deseo y el placer. De hecho, esto es absolutamente lógico desde un punto de vista evolutivo ya que la mejor manera de asegurarse de que una especie no se extinga es que tanto alimentarse como reproducirse sean actividades que reporten placer. Pero no deja de hacerme gracia la idea de que pueda existir una especie extraterrestre lo suficientemente desarrollada intelectualmente como para poder separar ambos aspectos. Otro punto que me asombra en una historia cómica y breve como esta es que aborde la corrupción. Lo cierto es que no esperaba tantas sorpresas en Katsura Akira


Algo que me ha llamado mucho la atención es el dibujo ya que es obra de Katsura pero casi me ha recordado más a la estética de Toriyama. Esperaba encontrarme los planos realistas que caracterizan al dibujante de Zetman así que he tenido que comprobar en varias webs que, efectivamente, es Katsura quien se encargó de los pinceles en las dos historias que componen este tomo. Un extra de este tomo es que cuenta con una entrevista final a ambos mangaka sobre su colaboración, muy entretenida e interesante. Toriyama puede parecer un vago pero, pensándolo bien, el hombre tiene ya 60 años, entiendo que no se muera de ganas de matarse a dibujar...

Así pues, este tomo ha sido toda una grata sorpresa, cuya lectura os recomiendo si sois fans de los shonen desenfadados que caracterizan a Toriyama (aunque Jiya se publicase en una revista de demografía seinen). A pesar de enmarcarse en ideas generales simplistas, original lo es un rato. 

1 comentario: