lunes, 16 de abril de 2018

Salón sin firmas

Como es ya tradición, tras mi visita anual al salón del cómic redacto una crónica de la misma para poner en orden mis ideas y, de paso, compartir con vosotros mi experiencia. De la misma forma que el año pasado, sólo he asistido el sábado y, como novedad de este año, he sido una visitante más sin las ventajas que me había venido confiriendo la acreditación de prensa hasta ahora ya que parece ser que mi blog no cumple los criterios de calidad de Ficomic (tened esto en cuenta si notáis cierto resquemor a lo largo de la entrada porque me tenían muy mal acostumbrada estos últimos años).


Decidí comprar la entrada anticipada y, en ese sentido, todo muy bien, ya no cobran gastos de gestión y la cola, a pesar de ser sábado por la mañana, avanzó muy rápida, enseguida estábamos dentro del recinto. Igual que en el salón del manga, no estaba permitido salir y volver a entrar al recinto así que si tenías intención de quedarte todo el día tocaba llevar comida de fuera o bien pasar por el aro de los foodtrucks (estoy adelantando acontecimientos).

Nada más llegar a plaza España me reuní con Fran y Belit (no olvidemos que lo mejor de asistir al salón es la buena compañía) y acompañamos a la segunda al stand conjunto de Fandogamia y Ediciones Babylon donde saludamos a Irene y Laura, de Xian Nu Studio, a tope en el stand con la energía y el buen humor que las caracteriza. Mientras Belit, curtida en esta edición del salón ya que asistía por tercer día consecutivo, iba dirección a Letrablanka a conseguir la enésima firma (le cedo mi título de recolectora de firmas aunque dudo que lo quiera), Fran y yo fuimos a la zona de librerías en busca (sin demasiada esperanza) de alguna oferta interesante. Ni que decir tiene que no encontramos ninguna.

Sinceramente, como la información referente a este salón se hizo pública tan tarde y, además, hace varios meses que no compro cómic no manga (ni americano ni europeo), era bastante difícil que me interesara algún autor por lo que me tomé el día con mucha calma. Si no me interesaban las firmas, y el apartado compras estaba bastante descartado ya, tenía tres objetivos para el día: saludar a conocidos que sólo puedo ver en este tipo de eventos, ver las exposiciones y asistir a las presentaciones de novedades.

Justo al lado de la zona de fanzines y el artist alley (en una situación geográfica privilegiada si se compara con la de las últimas ediciones en que se relegaron a la desértica segunda planta del pabellón) se encontraba el stand del Colectivo Autoras de Cómic, donde pasé un muy buen rato hablando con Marina, Xulia, Nuria, María... además de ver pasar fugazmente a gente muy guay como Emma Ríos (que es mi ídola pero no lo sabe porque no se lo dije a pesar de tenerla a medio metro de distancia), Natacha Bustos o Mai Egurza. En realidad pasé por su stand unas 3 o 4 veces a lo largo del día así que creo que las atosigué un pelín (suerte que iban rotando unas y otras)... Mi desgracia fue que me enamoré de un diario de viaje de Nuria y no lo compré en la primera visita pensando en cogerlo más tarde y... evidentemente, se agotó (OTL). Tres hurras a mi inteligencia suprema por favor.

Al final sólo me compré el mini-fanzine Extra Extra
(featuring el pasatiempo de la revista del salón y el premio por encontrarlo todo)
De tanta cháchara saco dos cosas en claro: (1) que una autora puede pasarse meses (o años) sin sacar ningún cómic a pesar de tener muchísimo talento porque no le da la vida; y (2) que una autora puede pasarse meses (o años) sin sacar ningún cómic a pesar de tener muchísimo talento porque, sencillamente, ha decidido no seguir dibujando de forma profesional. Y que ambas decisiones son totalmente válidas claro. Entendedme, llevo años dando por saco insistiendo a todo el mundo (pero más a mis autoras predilectas) para que sigan creando y publicando historias pero quizá debería ir echando el freno, máxime cuando yo no soy capaz ni de mantener una periodicidad decente en el blog.

Decisiones muy válidas pero Xulia no se libró de mi tortura,
mirad qué cara de sufrimiento tiene la pobre
Y ahora ya sí, turno de exposiciones. Seré sincera y os diré que no me interesaba absolutamente nada ninguna de ellas y fui más arrastrada por Fran que otra cosa. Eso no quita que me gustara mucho la de Javier Rey, que fuera autor revelación en la pasada edición del salón, que incluía páginas de Un maillot pour l'Algérie, Intemperie (muy interesante porque explicaba cómo se las ingenió para traducir toda una novela al lenguaje del cómic) y un corto a todo color precioso en que el artista explica lo que significa para él ser autor de cómic (♥). Deduzco que lo tradujeron rápido y corriendo del francés para la exposición y que por eso tenía alguna falta de ortografía (el tema porque/por que/por qué/porqué es la pesadilla especial de los correctores me parece).


Con la tontería, se nos hizo la una del mediodía así que fuimos a la comodísima sala de actos del Palacio 5: apartada y separada de la habitual cacofonía que se forma en el salón por una puerta divina que nos permitió, más o menos (los problemas con los micrófonos ya son harina de otro costal), escuchar las presentaciones del día sin acabar con migraña. Gracias Ficomic. Allí nos encontramos de nuevo con Belit y, además, con Miya y Flors. Eso sí, no acierto a comprender por qué ECC se obceca en presentar sus novedades y anunciar sus licencias a la una del mediodía, con tan solo media hora de margen, sin soporte power point teniendo en cuenta que es de las mejores editoriales de cómic actuales. Que sí, son unos careros, y sí, qué rabia el puto moiré pero ¿habéis visto las maravillas que licencian? ¡y van a traer a Nagabe al salón del manga! ((que hayan recuperado a Arina Tanemura después de 8 años no tiene nada que ver con mi renovada devoción por la editorial)) (((ahora ya no tengo excusa para no comprar La pequeña forastera)))

Como nos fue imposible pillar todos los títulos anunciados, fuimos varios los que nos acercamos a hablar con la editora que lleva la línea manga de ECC (no sé cómo se llama OTL) por lo que os puedo obsequiar sin ningún tipo de exclusividad con una fotografía que hice de su libreta con el listado completo.


Buchou wa onee, de Nagabe
Nivawa to Saitou, de Nagabe
Killing Morph, de Nokuto Koike
Luno, de Kei Tome (♥)
Showa Ichidai Onna, de Ikki Fujiwara & Kazuo Kamimura
Shikaku Horror Anthology Comic, VV.AA.
Paranoia Star, de Suehiro Maruo
Midori, la niña de las camelias (reedición), de Suehiro Maruo
Girls und Panzer: Little Army
Perfect World, de Rie Aruga (♥♥)
Mushi to Uta, de Haruko Ichikawa
25-ji no Vacances, de Haruko Ichikawa
Wotaku ni Koi wa Muzukashii, de Fujita (♥)
Kimi no Suizou wo Tabetai, de Yoru Sumino & Izumi Kirihara
Idolish, de Arina Tanemura (yo sé que va a ser un mal manga pero ♥♥♥♥♥)

Y ya que estaba allí frente a frente con la editora, aproveché para indagar por qué habían decidido apostar precisamente por un manga basado en un otome con la cantidad de obras que tiene Arina Tanemura inéditas en nuestro país. Resumiendo bastante, ECC no tiene ningún tipo de bagaje publicando shôjo y eso, para los editores japoneses, resulta cuánto menos sorprendente si se hace una oferta en firme por adquirir derechos para publicar a Arina Tanemura en España (máxime cuando Glénat y Planeta ya explotaron bastante su catálogo hace años). Es por eso que pueden permitirse el lujo de exigir que desde ECC comiencen con obras menores de la mangaka antes de negociar licencias para otros títulos. Personalmente, compraré Idolish con el único objetivo de acercar el día en que pueda ver publicadas en castellano sus obras más recientes, que tiene unas cuantas y están en francés/inglés desde hace años.

No puede ser peor que Girls und Panzer... ¿verdad?
Con Flors abrí la veda de compras del salón adquiriendo de segunda mano el tercer tomo de la colección Asumiko Nakamura, Chicken Club, y un tomo único de Kiriko Nananan en francés: strawberry shortcakes. El primero me iba como anillo al dedo porque le hubiese comprado de todas todas y es raro que espere lo suficiente como para que alguien tenga tiempo de decidir venderlo; el segundo es un capricho porque estaba muy bien de precio y es de Kiriko Nananan... demasiado tentador como para no comprarlo.


Al salir de la presentación de novedades de ECC, seguimos con la visita a las exposiciones, nos faltaban por ver aquellas consagradas a Jack Kirby y al Gran Premio del Salón anterior, Josep Maria Martín Saurí. Personalmente, no son estilos que me entusiasmen y no he leído ninguna obra de ninguno de los dos así que... Vistas las exposiciones, Fran, Flors y yo fuimos al stand de ECC donde nos encontramos con Gemma que nos traía varios quilos de manga francés a precio de saldo. 


Por si tenéis curiosidad, compré:
  • Daisy, Lycéennes à Fukushima #1-2 (completa), un manga de instituto sobre las consecuencias del accidente nuclear en Fukushima al que le tenía ganas desde que leí la reseña que le hizo Flors en su blog
  • Born To Be On Air! #1-2, de Hiroaki Samura, un manga actualmente en curso en Japón que hace tiempo que quiero leer porque es de Hiroaki Samura (¿hace falta alguna otra explicación?) 
  • Say I love you #1: tengo un fetiche con este manga desde hace demasiados años. Los que me seguís de hace (mucho) tiempo quizá recordéis que tengo los cinco primeros tomos en ITALIANO porque, en su momento, leí bastantes capítulos por scans y me enamoré del romance entre Mei y Yamato. Al menos ahora está terminado (¡por fin!) en Japón (y en Francia)...
  • Le Monde selon Uchu #1: otro manga que quiero comprar por culpa de Flors pero es que le puso muy buena nota... ¡y solo son dos tomos!
Y, de regalo (porque Gemma es toda amor ♥):
Se iba haciendo tarde y se acercaban las múltiples presentaciones de novedades así que Fran y yo nos fuimos a peregrinar bajo la lluvia con el objetivo de comer algo (que parece ser que fuimos los únicos que no trajimos bocata). ¿Resultado? Una hora de reloj haciendo cola para comprar un triste frankfurt en el único foodtruck sin precios abusivos del todo y que nos perdimos la presentación de Fandogamia (me han dicho que hubo cerveza de por medio).


Y ahora ya sí, fuimos a la presentación de novedades de Planeta en la que no se anunció ningún manga (ni siquiera de Dragon Ball) y encima la editora nos tildó de público soso (sin comentarios). Nada que decir de esta presentación, totalmente obviable y olvidable. Fue en el impasse entre Planeta y Norma que una vez más salimos a cotillear un poco el salón, y a probar suerte en el stand de Ponent a ver si nos hacían algún descuento (que lo de pagar 20€ por tomo no lo llevo demasiado bien) pero no rascamos nada más que el 10% (con la edad pierdo facultades, antes regateaba mejor). De todas formas, difícilmente íbamos a conseguir buen precio con Pink teniendo en cuenta que se agotaron ejemplares (con un poco de suerte es lo suficientemente gafapasta como para ser catapultado a las listas de cómics bien valorados por la crítica publicados durante 2018). Además, cierro ciclo y completo Emanon, ahora solo me falta leer los tres tomos y reseñarlos en el blog.


La presentación de Norma consistió en una tortura de monólogo a tres voces que duró cincuenta minutos y que culminó con el anuncio de cuatro licencias manga que no podrían atraerme menos. Así que me fui con la misma sensación de bajona que al terminar la presentación de Planeta. Reitero que ECC es la única editorial que se salva de la criba (a parte de Tomodomo y MW, que no asisten al salón del cómic). Echamos mucho de menos también el típico show de Leandro... es una lástima que optaran por anunciar sus nuevos títulos vía twitter. Menos mal que entre Miya, Fran y yo estuvimos buscando Gunters y demás en la ilustración de Xulia, Anabel, Nuria y María de la revista del salón. Al menos nos echamos unas risas ;)

A una hora del cierre del salón sólo faltaba despedirse de las chicas en el stand de Autoras de Cómic y hacer una visita relámpago al stand de Norma para comprar las novedades guays del salón (me estoy viciando mucho a Yona, tanto que la cadencia mensual me parece demasiada espera).


Siento haber desaprovechado la ocasión y no haber ido como loca a por las firmas de Tillie Walden, Emma Ríos o el equipo formado por Ricard Ruiz Garzón & Alfredo Borés pero no tenía sus obras compradas (ni leídas claro) y no quería caer en la trampa de comprar un cómic sólo porque el autor está firmando ya que lo disfruto mucho más cuando puedo hablar con él/ella sobre lo que más me ha gustado de la historia (y alguna vez me ha pasado que he leído la obra a posteriori y no me ha gustado, y es una faena tener firmado algo que ni siquiera te convence).

¿Veredicto?

Lo mejor: ARINA TANEMURA, me da igual que Idolish sea bazofia, la adolescente que descubrió que el manga existía leyendo la edición extraña de Kamikaze Kaito Jeanne da saltos de alegría. Y, además, Nagabe para el salón del manga, podré comprar Perfect World en castellano, me reconcilio con ECC post-Children of the Sea, se agotó Pink en el salón. Y la nueva sala de actos para presentaciones y demás. Y haber podido ver a Marina, Xulia, Nuria y Maria

Lo peor: mi ego herido porque me denegaron acreditación, Planeta no anunció nada, lo que anunció Norma no lo conoce nadie, la lluvia, que no te dejen salir a comer fuera (el brasileño T^T) cuando el salón estuvo bastante vacío, ninguna exposición que me llamara realmente la atención, haber subido información relevante del salón con prácticamente nula antelación.

8 comentarios:

  1. En la sección de ofertas y mangas no actuales, encontré Kekkaishi a 40 euros(en universal) , lo único destacable o q no se hubiese visto en otros salones (creo). El resto más o menos lo de siempre...

    Yo tb hice cola de media hora o más domingo para el truck de frankfurts (5,5e el más barato) y ya me pareció caro, pues imaginate el resto... Continuo diciendo q el stand de comida japo con TV anunciando claramente el precio es de los q tiene más éxito en el Saló del manga...)

    Pink debió estar agotado domingo pues es de las pocas novedades q no vi em ningún lado...

    Este año lo de poner de no entrar una vez salido no tenía sentido. Excepto sábado no hay ningún día que lo justifique. Para el próximo salón podrían dejarlo exclusivo en sábado...

    Estoy con el móvil y no puedo comentar mucho más, si comentas y eso cuando esté delante de pc comentamos algo más xD (no suelo comentar pero me ha pillado con tiempo y ganas ^^). A ver el año q viene...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, pues menos mal que no vi Kekkaishi porque me hubiese tentado demasiado xDD

      Había varios "trucks" de frankfurts, en el que hicimos cola nosotros "sólo" costaban 3€ (el más barato con diferencia)

      Pink, en el stand de Ponent, se agotó el mismo sábado (te lo digo de buena tinta)((a no ser que repusieran stock el domingo claro)). En el resto de stands comerciales ya no sé porque tampoco había taaanto manga y el hecho de que fuera difícil de encontrar no sé si fue porque se agotó o simplemente porque no llevaron casi ejemplares augurando que no se vendería mucho.

      Tema no poder volver a entrar con la misma entrada entiendo que es una manera de cubrirse las espaldas de cara a cumplir la normativa (y ganar más dinero) y que quedaría raro hacerlo en un salón y no en el otro.

      Está por ver que vaya el año que viene...

      Eliminar
  2. Está claro que lo mejor de este salón fue la gente...
    Que oye, yo me lo pasé bien, pero no se si fue por el día gris o lo MAL MAL MAL montado que estaba este año que el salón en sí a mi también me pareció muy regulín.

    Mi indignación más fuerte va con el tema de no dejar salir y entrar juntado con tener TAN POCA OFERTA Y TAN LENTA para comer dentro, ridículo, suerte que teníamos un paraguas XDDDD
    Bueno también va indignación fuerte con la poca antelación con que se ha anunciado todo, así no se puede planificar demasiado nada...
    En cambio estamos ahora en abril y ya sabemos el primer (espero que no-único) invitado fuerte del salón del manga, "BAIA BAIA".

    A Norma es para darles de comer a parte, entre cambiar su stand habitual por uno súper apretujado que sólo acercarse ya daba claustrofobia y sus extremadamente aburridas presentaciones editoriales, POR FAVOR no tienen nadie de confianza que se lo pueda decir? que lo hagan más ameno?? suerte que nos echamos unas risas siempre comentándolo que si no ((ECC es un caos pero almenos "van per feina" y te ries, y Planeta serán planeta, pero ponen el video y luego todo el rato de preguntas! y este año con autores y todo XD))

    nos faltó la expo de los cómics del concurso de los niños :((((((

    PD: ya contarás qué tal está la nueva de Samura y la de Fukushima, que me ha llamado la atención!

    PD2: la editora manga de ECC se llama Sira xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya sabes qué opino de "lo mejor del salón" y es que si vas sólo por la gente, para eso quedas con ellos en una cafetería o un bar en lugar de pagar 10€ para acceder a un recinto en el que lo único que vas a hacer es comprar cosas sin descuento (???)

      Lo de los foodtrucks no tiene nombre la verdad.

      A ver qué tal el salón del manga, que volverán a ser 4 días (y no la locura de 5) y no sé cómo van a gestionar el aforo porque tiene muchos más visitantes que el del cómic, mal que les pese a algunos.

      ¡Ah! Se me olvidó totalmente comentar en la crónica que se terminó para siempre la happy hour!! Yo puedo entender que cambien el formato del stand pero no que sea tan tan pequeño, si es que no cabía nada más que las novedades =')

      Tema presentaciones TODAS las editoriales tienen un problema u otro y creo que todos tienen suficiente autocrítica como para ser conscientes de sus carencias, si no lo han arreglado a estas alturas, ya no van a mover ni un dedo.

      A lo mejor la expo con cómics de niños estaba en el espacio nuevo para niños...? ^^u Lo pensé al volver a casa >_<

      PD: sí sí, eso dices ahora, pero cuando viste la bolsa con los cómics me echaste la bronca por comprar tanto eh ¬¬

      Eliminar
    2. bueno bueno! que sea lo mejor no significa que sea lo único! aunque no te negaré que este año tuvo poco aliciente, igual si se hubiera sabido todo con más tiempo se podría haber planteado alguna conferencia o YO QUE SE (que btw he visto lo de la que hicieron las autoras que no estaba ni anunciada? ficomic y su organización cada día mejor)

      MIRA, yo también lo pensé que igual estaba allí (pero a mi se me ocurrió al día siguiente XD) lástima :(

      PD: y sigo echándotela! pero ya que no s'hi pot fer res, que sean interesantes! XD

      Eliminar
  3. Si el año pasado me hubieran dicho que ECC licenciaría algunas de las obras que ha anunciado este salón, no me lo hubiera creído. Pero lo de la libreta es muy LOL.
    Tengo la sensación que como no espabilen, cada vez el salón del cómic va a ser más pequeño, y va a tener menos público. Y lo de los foodtruck? demencial. Yo no hice cola, pero entre lo que explicasteis i lo que vi cuando llegué al salón, me parece fatal y poco previsor. De verdad que no se les ocurrió poner algún tipo de lugar más cómodo para que la gente pudiera comer sin mojarse y sin apretujarse ? Me imagino que la única forma de justificar el precio que deben pagar los foodtrucks a los de ficomic es que la gente no pueda salir y volver entrar.
    Creo que soy la única a la que sí le interesa una de las licencias de Norma: Issak.
    Gracias, espero que te gusten los mangas, ya me dirás que tal.
    Creéis que los de Norma van a llevar el mismo stand para el salón del manga? Es más claustrofóbico, pero creo que tiene más capacidad. Yo vi dos tomos de bride stories, tomos que no vi en los dos últimos salón del manga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por las palabras de Sira a mí me da la sensación que, en realidad, desde ECC realmente quieren licenciar DE TODO (y de todo lo que mola más específicamente) y que, si no lo han hecho ya, es por una mera cuestión de encontrar nicho de mercado, competencia editorial y que los japoneses son un poco especiales a la hora de otorgar licencias. Viendo el rumbo que está tomando la editorial cada vez estoy más esperanzada con el catálogo que se está abriendo con Ulna, La pequeña forastera, Sakura Gari, ahora Perfect World... ♥

      Tema foodtrucks está claro que deben pagar bastante por estar en el salón y que se tienen que asegurar ganancia pero que hagan el favor de poner mesas, bancos y algo para guarecerse de la lluvia...! Que parece que el salón es como la semana santa, cada año cambia de fecha pero siempre tiene que llover.

      Pues qué bien que te interese una de las licencias! Es de lo más gratificante =)

      Como no sé cuándo los leeré ni si los reseñaré, te hago caso y te digo el qué cuando pueda, lo mismo aplica para Nuestra pequeña historia! ;)

      Ya, podría ser que se puedan colocar más tomos en formato estantería (no me puedo creer que tuvieran Bride Stories y todo, eso sí que es una mejoría) que en formato mesa gigante... pero me sigue pareciendo un stand muy pequeño comparando, por ejemplo, con el de ECC/Planeta/Panini. Evidentemente me puedo equivocar pero a mí lo más sensato me parece que si han cambiado de formato para el salón del cómic, mantengan el cambio para el del manga... ¡ya veremos!

      Eliminar
  4. La verdad es que contaba con ver bastante más salt en tu crónica, pero al final has sido hasta benévola me parece jajaja qué bonica!
    Espero que lo de abandonar la carrera profesional no lo digas por mi?? Se que suelo comentarios muy drama, pero no va en serio ahahah :_D lo sigo intentando.
    Al final me entero más del salón por lo que cuentas tú que por lo que me paseo yo. Se me hizo muy breve y muy poco. También te digo que hay razones de peso para los cambios, que muchos nos han parecido muy positivos a muchos autores y que por nuestra parte he visto mucho amor y muy estar a gusto. Pero bueno, el salón no es para nosotros al final.
    Otro dia te cuento por qué ECC está tomando un rumbo que mola tanto ;)
    Un abrazo tia!

    ResponderEliminar